Inicio > La audiodescripción: un arte, una herramienta y una necesidad

La audiodescripción: un arte, una herramienta y una necesidad

El Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA), el Real Patronato sobre Discapacidad y la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) han organizado la mesa redonda ‘La audiodescripción en medios de comunicación y eventos culturales’ en el marco de la presentación del libro ‘Audiodescripción, norma y experiencia’ de Antonio Vázquez.

Este jueves 23 de enero a las 13:00h, se han reunido en el Parque Científico de la UC3M personalidades del mundo de la accesibilidad audiovisual para celebrar la presentación de ‘Audiodescripción, norma y experiencia’ de Antonio Vázquez, productor ejecutivo de Aristia Producciones y Espectáculos, profesor de audiodescripción en varias universidades españolas y audiodescriptor para la ONCE y las óperas del Teatro Real. El autor ha participado en una mesa redonda sobre producción mediática audiodescrita junto con Belén Ruiz Mezcua, directora gerente del CESyA y catedrática de la UC3M; María Teresa Fernández Campillo, consejera técnica del Real Patronato sobre Discapacidad, y Ángel Luis Gómez Vázquez, director ejecutivo de Promoción Cultural, Atención al Mayor, Juventud, de Ocio y Deporte de la ONCE y presidente de la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), entre otros.

Durante la presentación, todos los ponentes han coincidido en los beneficios que la audiodescripción supone, no solo para las personas con discapacidad visual, sino para la población general. “Proporciona todo lujo de detalles y te permite captar aún más matices que la propia mirada”, ha explicado Belén Ruiz. “La audiodescripción puede incluso evitar accidentes de tráfico (...) Por ejemplo, cuando los niños llevan una película puesta en el coche, el conductor no siente la necesidad de mirar porque se está enterando de todo y se entretiene como si fuera una radio”, comenta Antonio Vázquez.

De izquierda a derecha, Ángel Luis Gómez, Antonio Vázquez, Belén Ruiz y María Teresa Fernandez

María Teresa Fernández ha querido destacar la vertiente artística de la audiodescripción, que está “más allá de una mera funcionalidad técnica”, ya que dicha labor exige una confección de guiones tan prácticos como léxicamente bellos, así como un profundo conocimiento de las artes audiovisuales. Además, tanto ella como Belén Ruiz, mostraron al público su voluntad y su postura de que “todas las películas que se subvencionen con dinero público, deberían ser accesibles”, en vista que la accesibilidad audiovisual “es un derecho y no un capricho”. Punto de vista que comparte Ángel Luis Gómez, quien añade que “si la legislación no obligara la existencia de la audiodescripción, es posible que este servicio no existiera”.

Además de la presentación del ejemplar y el debate mencionado, tanto Antonio Vázquez como Belén Ruiz quisieron destacar la continuada colaboración entre la empresa Aristia Producciones y Espectáculos y el CESyA. De hecho, de las 80 certificaciones de calidad que nuestro centro ha proporcionado en 2019, 40 han ido dirigidas a productos audiovisuales producidos por Aristia. Por otro lado, ambas instituciones forman parte del Grupo de Trabajo de Indicadores de Accesibilidad en la Televisión y han trabajado conjuntamente en proyectos como ARESAC, de accesibilidad a las artes escénicas.

El CESyA y la monitorización de la audiodescripción

En la línea de este evento, el CESyA ha presentado a los asistentes las principales conclusiones de su Informe sobre el estado de la Monitorización de los Servicios de Accesibilidad en la TDT en 2019.

El CESyA, centro dependiente del Real Patronato sobre Discapacidad del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, gestionado por la UC3M, y que cuenta con la colaboración del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), es el centro encargado de monitorizar el estado de estos servicios en nuestro país. A través de la herramienta informática SAVAT, el CESyA recopila los datos sobre la audiodescripción, el subtitulado y la lengua de signos española en las emisiones de la TDT desde el año 2010. En ese lapso de tiempo, se ha analizado la accesibilidad de más de 1.670.800 horas de televisión para realizar el seguimiento del cumplimiento con los niveles mínimos de accesibilidad para personas con discapacidad que establece la Ley.De acuerdo con el último informe público del CESyA, el 83,53% de la programación en la televisión digital terrestre cuenta con subtítulos (un 1,19% más que en 2018), cifra que se reduce al 7,07% en cuanto a la audiodescripción para personas con discapacidad visual (un 0,59% menos en comparación con el periodo anterior) y al 4,74% respecto a la interpretación en lengua de signos (que se ha incrementado un 1,15%).

Más información: