Inicio > Artículos > Nuevo prototipo sónico de ayuda a la ceguera más económico

Nuevo prototipo sónico de ayuda a la ceguera más económico

Pablo Revuelta con el prototipo de las gafas

Investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), con el apoyo de investigadores del Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA) diseñan un sistema de ayuda técnica mediante sonidos para facilitar la autonomía de personas con discapacidad visual.

¿Qué sistemas existen?

Hoy en día los sistemas para la movilidad de personas con discapacidad visual son insuficientes en España, según los investigadores de la UC3M, porque resultan muy costosos y demasiado aparatosos. La nueva ayuda técnica que han diseñado, que funciona como una guía de sonidos que informa del entorno al usuario, trata precisamente de hacer más económicos este tipo de ingenios complementarios al clásico bastón o perro guía.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento del sistema se describe en la tesis doctoral de Pablo Revuelta Sanz, dirigida por los profesores de la UC3M Belén Ruíz Mezcua y José Manuel Sánchez Pena, pertenecientes también al Centro Español de Subtitulado y Audiodescripción. Su propuesta consiste en un procesador de estereovisión que, midiendo la diferencia de imágenes captadas por dos cámaras ligeramente desplazadas, calcula la distancia a cada punto de la escena. Después, para transmitir esa información al usuario se emplea un código de sonidos que informa de la posición y distancia de los distintos obstáculos "Para representar la altura, el sintetizador emite hasta ocho tonos distintos", explican sus creadores. Además, los sonidos están localizados lateralmente, de forma que algo a la izquierda suena más fuerte por ese lado, y viceversa.

¿Qué ventajas supone este nuevo sistema?

Las personas entrevistadas por los investigadores para desarrollar el proyecto se lamentaban, entre otras cosas, del aparatoso montaje de otros sistemas. El tamaño del nuevo prototipo consigue reducir el tamaño haciéndolo más práctico. Se compone de unas gafas con dos microcámaras, una placa del tamaño de un paquete de tabaco junto a la batería, un pequeño amplificador de audio estéreo y unos cascos de transmisión ósea. La cantidad de información recibida de la escena depende del perfil cognitivo seleccionado. Se puede elegir entre "seis perfiles, desde uno muy sencillo, con alarma sonora sólo cuando te vas a chocar, a otros que describen la escena con sesenta y cuatro sonidos simultáneos", indica Pablo Revuelta.

Como informa Pablo Revuelta, "el sistema pretende ser un complemento al bastón o al perro guía, en ningún caso una sustitución". En ese sentido, mientras la persona invidente presente una audición normal, podría usarlo. El sistema aún no está en una fase comercialización, porque de momento tan solo se ha construido un prototipo. Una de sus principales ventajas sería su precio, que calculan que podría oscilar en torno a 250 euros, "muy económico en comparación con otros sistemas que se comercializan actualmente", según los investigadores.