Artículos > ¿Entienden las personas con discapacidad intelectual las artes escénicas?

¿Entienden las personas con discapacidad intelectual las artes escénicas?

Personas con discapacidad cognitiva en el teatroEn los anteriores artículos publicados, se ha tratado sobre la accesibilidad en las artes escénicas y, específicamente, en el teatro.

Cuando hablamos de accesibilidad, a menudo la relacionamos con las personas ciegas, sordas o en silla de ruedas. Pero, ¿qué ocurre con las personas con discapacidad intelectual?, ¿van al teatro?, ¿disfrutan de la danza?, ¿entienden lo que sucede sobre los escenarios?

Desde organizaciones como Plena inclusión (www.plenainclusion.org) estamos trabajando para fomentar la accesibilidad cognitiva. Ésta es la característica de procesos, servicios, productos, dispositivos… que son fáciles de comprender. Entre ellos, por supuesto, también se encuentran las artes escénicas.

Las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo son ciudadanas como las demás, y por lo tanto, tienen derecho a acceder a la cultura y las artes. Sin embargo, su acceso se ve limitado por diferentes motivos, entre ellos la necesidad de que facilitemos la comprensión de las obras que se presentan.

Estas personas pueden necesitar apoyo para recordar ciertos sucesos y su relación entre sí, comprender información que se sobreentiende, entender el significado de palabras complejas o ponerse en la piel de otras personas.

Afortunadamente, ya hay muchas personas, empresas y organizaciones trabajando y proponiendo soluciones que aumentan la accesibilidad cognitiva e incorporándolas a las artes escénicas.

Algunos ejemplos de soluciones pasan por incorporar audiodescripciones que se escuchan de forma simultánea a la ejecución de la obra y que facilitan la comprensión de lo que sucede en escena, adaptar el programa de mano a lectura fácil, preparar sesiones o cuadernos que facilitan la comprensión de la obra al público que lo necesite o incluso adaptar algunos contenidos de la propia obra.

Además, se debe pensar en la accesibilidad como un proceso. Para disfrutar de las artes escénicas, no sólo debes entender la obra en sí, sino que además debes acceder a la programación cultural, comprar una entrada o llegar al lugar de representación.

Una persona con dificultades de comprensión puede no llegar a entender carteles o algunas noticias porque no dan información clara y sencilla, puede no entender el sistema de venta de entradas y abandonar en el intento o puede incluso no llegar al lugar de representación porque no entiende la combinación que debe usar de transporte público, cosa que podemos facilitar –por ejemplo- con información en las páginas web de salas y teatros.

Desde Plena Inclusión apostamos por entender la accesibilidad cognitiva como un elemento que debe considerarse desde el diseño de las propias obras, no como un agregado posterior. En ese diseño, velamos porque las propias personas con necesidades de apoyo participen y sean quienes nos indiquen si se comprende o no. También entendemos que la accesibilidad cognitiva es un valor añadido que muchas personas necesitan, buscan y reconocen. Es decir, muchas personas, sin necesidad de que tengan discapacidad intelectual, acudirían al teatro o a la danza si se les facilitara la comprensión y les diera elementos de valor diferencial. En otras palabras, las artes escénicas ganarán público cuando incorporen elementos que faciliten la comprensión.

Por último, nos encanta y nos inspira considerar la accesibilidad como un elemento de creatividad más, un reto técnico y artístico para quienes se dedican a la creación.

Olga Berrios, Responsable de Accesibilidad Cognitiva