Inicio > Artículos > La navidad más accesible, una navidad para todos

La navidad más accesible, una navidad para todos

La campaña de navidad desarrollada por el ayuntamiento de Madrid ha sido la más accesible para todos los usuarios con discapacidad que ha habido hasta el momento.

El departamento de Accesibilidad e Inclusión de Madrid Destino (perteneciente al Ayuntamiento de Madrid), el CESyA (Centro dependiente del Real Patronato sobre Discapacidad y gestionado por la Universidad Carlos III) y Palmyra Teatro han desarrollado el proyecto de accesibilidad impulsado por el Ayuntamiento de Madrid para la campaña de Navidad 2018/2019.

A lo largo de toda la programación de Navidad propuesta por el Ayuntamiento de Madrid, este año más que nunca se han incorporado las medidas de accesibilidad necesarias para que las personas con cualquier tipo de discapacidad puedan disfrutar de las propuestas culturales en igualdad de condiciones. Estas medidas fueron orientadas principalmente a la inclusión de los niños. 

Las medidas de accesibilidad estuvieron presentes en los espectáculos del Teatro de Títeres de El Retiro; en las ‘Madrionetas’ del Centro Cultural de la Villa o en el Teatro Circo Price, entre otros.

En el centro cultural Conde Duque, los espectáculos accesibles fueron ‘Momo’ y ‘Caperucita. Lo que nunca se contó’, donde se incluyeron funciones con audiodescripción para personas ciegas, bucle magnético e intérprete en lengua de signos. Además, las funciones contaron con amplificación de sonidos y mochilas vibratorias para personas con discapacidad auditiva. Estas sesiones contaron con paseo táctil y escénico para personas con discapacidad visual e intelectual que fueran a asistir al pase posterior.

Uno de los grandes avances de este año fue que la Cabalgata que acompañó a los Reyes Magos por el centro de Madrid también fue la más accesible manteniendo el compromiso de que las fiestas fueran para el disfrute de todos. El Ayuntamiento lleva ampliando estas medidas desde hace tres años, aunque en esta ocasión se amplió con la audiodescripción en directo o el uso de las mochilas además de la interpretación en Lengua de signos o las medidas de adaptación a las personas con movilidad reducida. Este año, las carrozas de los Reyes Magos estaban realizadas con todas las peticiones de los niños y niñas madrileños en cartas escritas por ellos, cartas que podían además escribirse en Braille gracias a las pautas braille.

La audiodescripción de la Cabalgata permitió que las personas con discapacidad visual pudieran acceder a los contenidos visuales de la actividad describiéndose la disposición de las carrozas además de las comparsas y los desfiles, los detalles del vestuario, escenografía y lenguaje no verbal de los participantes.

Para personas sordas, en Cibeles se contó el subtitulado en directo de los discursos de los reyes y la alcaldesa de Madrid, aunque se contaba además con bucle magnético y sonido amplificado que permite a personas con audífono o implante coclear escuchar el sonido de escena libre de cualquier ruido ambiente.